martes, diciembre 16, 2014

Los villancicos y su relación con el narco

Y digo esto, porque después de un exhaustivo -no tanto- análisis sobre la letra de los villancicos, podemos concluir que fueron escritos bajo la influencia de algún estupefaciente:

Beben y beben y vuelven a beber, los peces en el río por ver a Dios nacer
Primero: Los peces no beben, viven en el agua; por lo tanto respiran. Tú no comes aire, ellos no beben agua, así de sencillo.
Segundo: ¿De qué es ese río? ¿De Bacardí? Porque la única razón para beber y beber y volver a beber esperando una noticia tan grata como el nacimiento de Dios, es que estén celebrando con un buen alipús. Es una irresponsabilidad por parte de los peces ponerse hasta los mocos mientras María tiene que parir, tienen un serio problema. Deben ingresarlos a P.A. (Peces Alcohólicos).

Sus cabellos son de oro y el peine de plata fina ♫
Sin embargo, fue tan egoísta que no vendió su peine de plata fina para poder pagar un hospital decente para tener al hijo de Dios. No, prefirió quedárselo para peinar sus cabellos de oro y tener a su hijo sobre la paja de un pesebre.
Por cierto, también pudo empeñar sus cabellos de oro. No sé cuánto pese el cabello, pero en promedio el ser humano tiene 150,000 folículos en su cabeza y crece 18 centímetros al año. Tomando esa base, en un año producimos 27 kilómetros de cabello. Por más ligero que sea, seguro 27 kilómetros de cabello de oro debe valer una buena lana.

Ande, ande, ande, la Marimorena. Ande, ande, ande que es la noche buena ♫
Además de irrespetuoso, es racista referirse así a la mamá de Jesus bebé. ¿La Mari morena? ¿A caso es de relevancia bíblica mencionar el color de piel de La Mari?
Y ya que estamos en esas, ¿La Mari? ¿Neta? Es como apodo de la señora que trabaja en la tienda de abarrotes, no de la madre de Dios. Son indignos de ella al decirle así, llevados y racistas.
Aún más indignante es decirle “ande, ande, ande”. ¡Ni que fuera burro! ¡Qué falta de humanidad estar arreando a alguien la noche previa a su parto!

Con la pan pan pan, con la de de de, con la pan, con la de con la pandereta… ♫
Debería prohibirse que un tartamudo escriba canciones populares. Urge legislar.

Un pastor se tropezó a media vereda y un borreguito gritó: Ese ahí se queda ♫
Vaya psicotrópicos que debió consumir el pastor para escuchar a un borrego gritar, en español “ese ahí se queda”.
Y ese borrego es un verdadero ojete: “¡Ni madres, te caíste! Ahí te quedas, mano. Tú ya no puedes venir a adorar al Niño Jesús sólo por el simple hecho de que te tropezaste. Tu ineptitud es tal, que no eres digno de ir a Belén”. ¡Pobre pastor, de tanto correr ya tiene los zapatos rotos! No es su culpa. Seguramente también está muy cansado de tanto correr. El borreguito es un borrego muy culero e intolerante.

Campana sobre campana y sobre campana una…
Si “campana sobre campana” y luego “sobre campana una”, ¿Estamos hablando de 3 campañas? Si está una campana sobre otras, realmente sólo la de hasta abajo puede sonar; las otras dos estorban al badajo para hacer su tintineo. ¿Qué clase de idiota tienes que ser para poner una campana sobre otra y quererlas hacer sonar?

No hay comentarios.: