martes, diciembre 18, 2012

Supervía Poniente: Realidad VS Mito


In this episode of Mythbusters…

Mucho se ha dicho sobre la Supervía Poniente, que llevará al flujo vial de Santa Fe a Luis Cabrera y viceversa.  Como todo en la sociedad mexicana, la postura está dividida, polarizada y divorciada. Existen aquellos que la consideran el Jesús Redentor del asfalto y aquellos que la crucifican como demonio vomitado por las flamas del infierno.

Me considero uno de sus principales detractores. No por las expropiaciones de terrenos, no por el impacto ecológico, no porque la idea sea mala, no por ser parte de esa neo-tendencia que cree que el Distrito Federal se puede cruzar en bicicleta o transporte público como mejor opción.

Me considero uno de sus principales detractores por dos razones: La primera es la falta de planeación y la segunda es por el costo. Sólo puedo hablar por los usuarios que van de Las Águilas a Santa Fe y viceversa, no por aquellos que vienen y van a Luis Cabrera.

Profundizo.

Primero, la poca inteligencia urbanística con la que se realizó esta obra. Tenían todo para brindar una verdadera solución… y la dejaron ir.

Para la parte que no involucra pago de peaje, el entronque de Av. de los Poetas hacia Centenario y Las Águilas sigue siendo una precaria vuelta en ‘U’ mal pavimentada, y la entrada hacia los puentes copió este modelo inventando una nueva vuelta en ‘U’ para desembocar a todos los que vienen por esta vía.

Para sumarle a este nudo vial, decidieron cerrar a un carril el ingreso a Av. de los Poetas, para provocar que se utilice la vialidad de paga, pero olvidaron que no sólo las personas que subimos a Santa Fe venimos de Las Águilas. Nosotros sí podríamos usar la vialidad de paga, pero ¿qué hay de aquellos que vienen de la parte más alta de la avenida, de aquellos que vienen de Villa Verdum, de Desierto de los Leones, de Av. Toluca y de Centenario? Son muchos. Muchos que tendrían que bajar por Las Águilas y dar otra vuelta en ‘U’ –son lo de hoy–  para poder tomar esta vialidad. Les tomaría más tiempo y recursos que la parte libre.

En el entronque de la Supervía Ponientecon Las Águilas, dejaron únicamente un carril de entrada para la vía de cuota. Esto ha ocasionado tráfico donde no existía, dejando un solo carril para los que quieren continuar sobre Las Águilas.

Si, al contrario quieres salir de la Supervíapara tomar Las Águilas, sólo tienes la opción de ir hacia arriba, lo que genera que –adivinaron– tengas que dar vuelta en ‘U’ sobre plena vialidad si vas con dirección a Periférico. Pudieron hacer un trébol en el entronque, pero sólo dejaron salidas a la derecha, lo cual provoca que el 50% de las personas que desemboca o toma la Supervía por Las Águilas, tenga que dar distintas vueltas en ‘U’ para corregir su camino.

Los puntos de cobro son, si bien nos va, tecnología de 1980. En otros países no es necesario frenar para que el lector detecte la tarjeta de cobro, uno puede avanzar a 80 km/hr y el cargo se realiza. Esto evita el uso de plumillas elevables y no congestionan la vialidad. Aquel que cruza sin el debido tarjetón recibe una multa prominente con una fotografía que identifica sus placas.

Mi segunda razón es el cobro. Por principio, el hecho de que se necesiten nuevas vialidades en esta ciudad se debe principalmente a la mala planeación urbana que venimos acarreando por años por culpa un gobierno poco previsor y cortoplacista. Si supieran planificar, muchas de las nuevas vialidades no serían necesarias. Estamos pagando estas nuevas vialidades, con nuestros impuestos y con el peaje por usarlas, cuando de haber tenido un correcto crecimiento de la ciudad, no sería necesario.

El costo del tramo Las Águilas-Santa Fe en ambos sentidos, es elevado. $10.00 por un tramo de 2 kilómetros lo hace una de las vialidades más caras –si no es que la más– de todo el país. El costo se debe establecer bajo esa primicia y no por el tiempo o gasolina que te ahorre por usarla.

Al argumentar este último punto con los Supervía-lovers, me he encontrado con una cantidad de mitos a su alrededor, que si la distancia de la vuelta son 12 kilómetros, que si ahorra 50 minutos, que los $10.00 se pagan solos por el uso de gasolina en toda la vuelta que se da.

Por esto, decidí hacer un exhaustivo –ni tanto– estudio sobre los beneficios económicos y de tiempo que puede tener esta nueva vialidad y las afectaciones que realizaron a la otra.

Las pruebas que realicé son muestras controladas para ser lo más objetivos posibles. Es decir, se hicieron en diciembre, cuando ya no hay escuelas, que generan el mayor caos vial en estas arterias, para poder avanzar a velocidad constante. También se realizaron en un automóvil turbo, esto influye en que se utilizó gasolina Premium y gasta más gasolina que un coche con motor regular, para llevar al extremo el gasto o ahorro que puede representar. Por último, este coche tiene computadora de viaje, con lo cual pude medir exactamente las distancias, el gasto de gasolina en los cuatro tramos testeados, minutos exactos y velocidad promedio.

Con la siguiente tabla podemos ver todos los comparativos y hallazgos:


Esta tabla nos da la información necesaria para obtener los resultados, y a partir de esto poder tomar una decisión inteligente sobre cómo y cuándo usar la Supervía Poniente, con todo y sus asegunes.

En resumen, lo que nos arroja esta tabla es que:
-          De Las Águilas hacia Av. de los Poetas
o   Por la libre te toma 4 minutos y te cuesta $5.33
o   Por la Supervía, te toma 2 minutos y te cuesta $11.38
-          De Av. de los Poetas hacia Las Águilas
o   Por la libre te toma 8 minutos y te cuesta $8.60
o   Por la Supervía te toma 2 minutos y te cuesta $11.53

Con esta información, podemos concluir los siguientes dos puntos:
-          De Las Águilas hacia Av. de los Poetas, la Supervíarepresenta un ahorro de 2 minutos. El costo diferencial (es decir, el precio que estás pagando por ahorrarte 2 minutos) es de $6.05
-          De Av. de los Poetas hacia Las Águilas, la Supervíarepresenta un ahorro de 6 minutos. El costo diferencial por ahorrarte ese tiempo es de $2.93

Simplificando más esta información, podemos inferir que de Las Águilas hacia Av. de los Poetas, es muy caro pagar $6.05 más por ahorrarte sólo 2 minutos. Sin embargo, de Av. de los Poetas hacia Las Águilas, estarías pagando $2.93 por ahorrarte 6 minutos.

Tomemos en cuenta que estas son pruebas control, sin nada de tráfico en ninguna de las cuatro rutas.

Será cuestión de esperar a enero, donde podremos cómo se modifica el tráfico con el tramo recién abierto hasta Luis Cabrera y con el regreso de escuelas y universidades. Tenemos que tomar en cuenta que ya se repavimentó el tramo alto en Las Águilas, que causaba gran parte del tráfico de esa zona.  Estas tres variantes afectan directamente a las 4 vías, imagino que el impacto será equitativo, pero esa es mera hipótesis.

Lo que es un hecho, es que el recorrido sobre estre tramo de la Supervía en ambos sentidos no supone ningún ahorro de dinero –al contrario, te costará más–  como muchos lo creían, sólo existe ahorro en el tiempo. Por lo pronto mi consejo, con base en este análisis objetivo, es tomar la Supervíasólo cuando una ocasión especial lo requiera, como ir tarde a una junta, quedarte dormido o que la función de la película está a punto de comenzar.

No hay comentarios.: