miércoles, octubre 17, 2012

Carta a Mark Zuckerberg


Hola Mark Zuckerberg;

No sé si te has dado cuenta de algo muy chistoso, pero si hablas inglés y español, notarás que tu apellido tiene una connotación sexual que en México representamos diciendo “te bajas por los chescos”. Pero ese no es el tema central de esta carta.

Te escribo porque soy bien buena onda, Mark Zuckerberg. Verás, yo como tú, soy visionario. Sé detectar una oportunidad y explotarla en el colectivo social.

Pero hay una diferencia entre tú y yo, Mark Zuckerberg. Yo no tengo ni puta idea sobre programación web ni nada de todas estas cosas bien chidas que tú sabes hacer y ahora te tienen colocado como el puberto mas ricachón del condado de silicón donde vives.

Por eso quiero regalarte mi idea y hacerte más putri-millonario de lo que ya eres. De nada, Mark Zuckerberg, no tienes nada que agradecer.

Verás, tú y yo tenemos casi la misma edad. Soy tantito mayor que tú, pero te respeto nevertheless. Por esta razón, también habrás notado algo extraño en Facebook: Bebés.

Facebook está plagado de fotos con bebés. Bebés aquí, bebés allá, bebés babeando, bebés gateando, bebés durmiendo, bebés sonriendo, bebés bebiendo…

Si bien recuerdo la película que hicieron sobre ti, Mark Zuckerberg, tu red social tenía la filosofía de conectar a la gente, de ligar y de conquistar. No tenía la intención de ser el anuario del cunero del Hospital Ángeles.

Aquella persona que alguna vez entró a Facebook con la finalidad de acosar a sus amores secretos, ahora se está reproduciendo como mitosis celular y se muere de ganas por presumirlo.

No sé si lo has notado, Mark Zuckerberg, pero si revisas tu lista de amigos en Facebook te va a abrumar un sentimiento pedófilo: Las fotos de perfil de tus contactos son puros bebés. No es suficientemente abrumador subir sus fotos a un álbum, también deben perder su propia identidad y poner la foto de su prole en donde debería estar la suya.

Por eso quiero regalarte esta bonita idea, Mark Zuckerberg: *The Baby Facebook.

Una red social para todos aquellos orgullosos padres que están ansiosos por compartir el producto de la unión entre un hombre y una mujer. Un lugar donde los obsesionados con sus criaturas pueden participar dando “A-gugu-dada” –en vez de Like– a las fotos de rorros propios y extraños.

Toma mi idea, anda. Verás que será un gran éxito, Mark Zuckerbeg. Miles de padres engreídos te lo agradecerán. Por nuestra parte, los que no tenemos linaje –que sepamos–, haremos lo propio.


P.D. Puedes utilizar el Baby Facebook como prueba piloto. Con su gran éxito podremos planear otras extensiones de línea. Por ejemplo, para personas que hablan con Dios a través de imágenes de atardeceres con texto y status updates. Una para personas que gustan de postear cadenas de donación por cada Like a niños somalíes; otra más para comentaristas deportivos frustrados que narran partidos completos y una más para aquellos que toman fotos de su comida y la comparten sin sentido alguno.


*Drop the “The”…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajajaja como me hiciste Reir Yeip, gracias por estas letras jaja

Anónimo dijo...

Mi queridísimo Huatch, tienes una vez más tu boca llena de razón, jeje aunque yo no uso facebook para ligar, ni conocer gente sino a estás alturas reencontrarme con mi pasado, sí hay algunos que hacen o hacemos un uso muy raro de este medio, pero creo que ta no hay vuelta atrás, tendremos que decidir entre seguir y aguntar lo que no nos gusta o abandonar a los amigos... Uff creo que me aguanto.