lunes, septiembre 10, 2012

Defecar como negocio


¿Podrías ganar dinero cagando? La respuesta es: Sí, sin ningún pedo –bueno, sí con flatulencias; sin ningún problema, pues–.

El terror de todos los Godinez –seres mitológicos de la fuerza laboral, que usualmente usan traje, viven en un cubículo y comen en el centro comercial– es tener que cagar en la oficina; todos lo ven con malos ojos: el que lo hace y a quien sorprenden.

Pero descomer en la oficina no es juzgado por un tema laboral per se, sino por un tabú social y por higiene.

Por culpa del tabú social, invariablemente se ve a uno o más Godinez entrando al baño, pretendiendo hacer pipí en los mingitorios en lo que todos abandonan el lugar, para poder meterse con toda confianza al escusado.

 En lo que a higiene corresponde, la idea de sentarse donde quién-sabe-cuánta-nalga ha estado anteriormente suena muy desagradable, sobre todo porque no podemos conocer los hábitos de aseo de los predecesores del trono.

Para contrarrestar el tabú social, sólo hace falta una mente abierta que entienda que de cagar nadie se escapa. Caga el rey, caga el Papa, caga el buey y caga la vaca; y hasta la señorita más guapa se echa sus bolitas de caca.

Por la higiene, no hay que alarmarse. En este blog ya se ha abundado este tema a profundidad. Aquí puedes encontrar un sinnúmero de ideas para que cagar en baños públicos pueda ser una experiencia más placentera –o menos engorrosa, por lo menos–.

Si tanto por tabú o por higiene aún no te animas a cagar en la oficina, existe una razón para animarte a hacerlo: La económica. Puedes ganar dinero mientras cagas, así de simple.

Es momento de hacer un poco de matemáticas.

Un Godinez promedio trabaja 5 días a la semana. Habiendo 52 semanas al año, suponemos que el año laboral tiene 260 días. Si contemplamos los asuetos oficiales –nueve, con la suerte de que ninguno caiga en fin de semana– más unos días de vacaciones –digamos, diez– podemos promediar 241 días netos de trabajo.

Las empresas pagan con una jornada base de 8 horas. Dentro de estas horas es probable –y ahora hasta un aliciente– que vayas a cagar.  Si consideramos que a partir de hoy decides cagar diario en la oficina y esta actividad te toma 20 minutos en promedio, estamos hablando de más de 80 horas al año cagando en la oficina.

Por lo tanto, mientras tú estás placenteramente en el baño de la oficina, tu empleador te está pagando 10 días sueldo por ir a defecar. 10 días laborales representan dos semanas Godinez, es decir: Te van a pagar una quincena completa al año simplemente por cagar.

Cada vez que te encuentras poniendo papelitos alrededor de la taza en la oficina, piensa: ¡Estás cagando dinero! Más fácil, no se puede.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi muy querido Huatch, no cabe duda de que dominas el tema y además te vale utilzar el baño de la oficina y por último no sólo ganas dinero mientras lo haces sino que te ahorras agua y papel. Jaja 

Anónimo dijo...

Sería billonario....

LarsN'Co Graphy dijo...

Imaginaba que tu blog iba por el lado del negocio de vender asientos de papel o tollinas desinfectantes o por el estilo. Que chafa!