miércoles, abril 06, 2011

Pollito chicken, gallina hen, lápiz péncil, y pluma pen

Aprender una nueva lengua no es cosa sencilla, no se trata simplemente de traducir cada palabra, generalmente nos encontramos con estructuras gramaticales muy distintas y lógicas que nos distan mucho de serlas.

Sabemos, de antemano, que hay modismos propios de un lenguaje y una región. Podemos decir “ella se cree la muy-muy” en México y todo mundo entenderá el significado de dicha expresión, pero llévala al Gavacho como “she believes herself the very very” y nadie entenderá qué demonios quieres decir.

Lo extraño converge con la realidad cuando conceptos tan claros como los sustantivos, generan el mismo caos que una expresión local, esto sucede especialmente con las frutas.

Sí, las frutas, con sus sabores y aromas intensos, son el talón de Aquiles para cualquier hispanohablante que quiere aprender inglés. Cuando lo absurdo se hace presente… ¡Está de la fruta!

Desde mi no-tan-humilde punto de vista, creo que los anglosajones tienen pésimos y poco atinados nombres para las frutas. Todos conocemos la diferencia entre una manzana y una piña, pero en inglés la arman de pedo con ‘apple’ y ‘pineapple’. ¿Acaso creen que las piñas son manzanas amorfas que crecen en los pinos?

Por otro lado, creo que son daltónicos; ni la blackberry es negra ni la blueberry es azul, ambas son moradas. A la sandía la disfrazan de otra fruta con tintes acuáticos: Watermelon. ¿A caso la sandía es un melón ahogado?

Y ya qué hablamos del melón, ¿por qué complican la cosa al darle dos nombres a la misma fruta? ¿No sería mejor para todos que escogieran sólo uno entre ‘melon’ y ‘cantaloupe’? ¿Cantaloupe? Canta-Loupe… Suena más a una orden que se le da a Lupe Esparza para que se eche “Se murió mi amigo Bronco” en un karaoke-bar de dudosa concurrencia. Lo mismo sucede con la mandarina, no se deciden por usar “mandarin” o “tangerine”.

¿Coconut? ¿Por qué si el coco es una fruta, la clasifican como nuez?

Imaginemos a una uva -grape- que va caminando muy feliz por la vida. Un día está en un museo tomando fotos y en eso una araña radioactiva le da un mordisco. Al día siguiente, nuestra amiga uva amanece 18 veces más grande, con un sabor amargo, color naranja-rojizo, y con gajos que antes no tenía. Seguramente esa es la explicación científica que dan para encontrar el nexo entre una uva y una toronja –grapefruit-. ¿Si la uva es una fruta, no sería también “grapefruit”?

Tan fácil eran las clases de inglés cuando nos limitábamos a aprender: Pollito chicken, gallina hen, lápiz péncil, y pluma pen.

Post-post: Probablemente ellos repelan igual de nuestro idioma. Nosotros le llamamos ‘calabaza’ a las pumpkins y al sukini por igual, y son dos cosas totalmente diferentes.

No hay comentarios.: