miércoles, marzo 09, 2011

¿Cómo inventar tus propias metáforas y sonar inteligente aun sin serlo?

Todos los sabios del mundo son recordados principalmente por sus frases célebres y ocurrentes. Hay cientos de páginas en internet que recopilan las metáforas y máximas filosóficas de los pensadores más mafufos de todo el orbe -¿la orbe?-.

Existe una forma de colarte en los anales de la historia inventando tus propias frases celebres y metáforas. Gracias nueva tecnología de punta ahora es posible ser un estúpido y parecer inteligente. Esta tecnología state of the art, se resume en el siguiente teorema matemática-gramatical:
 

Sustantivo A + “es como” + Sustantivo B + Relación entre ambos = Máxima filosófica.


¡Así de fácil! Es cuestión se seleccionar un objeto o algo de lo cual queramos hacer una referencia, lo comparemos con un objeto que nada tiene que ver, y busquemos la relación que existe en ambos, por más ilógica que parezca.

Esta fórmula asegura una efectividad del 99% para ser célebre y dejar un pedacito póstumo de tu creatividad en el universo. Veamos como lo hace Forrest Gump, un idiota que pasó a la historia por esta frase de mamá:

 
La Vida (Sustantivo A) + es como + una caja de chocolates (Sustantivo B)… = Nunca sabes qué es lo que te va a tocar (parecido inepto entre ambos)”.

 
Por supuesto que la ocurrencia de encontrar el parecido es lo que catapultará tu frase célebre al estrellato pero no debes de preocuparte, porque si nadie la entiende, de todas maneras parecerás introspectivo y darás la idea de ser un filósofo incomprendido, veamos el siguiente ejercicio.

Queremos hacer un comentario mamón acerca de –digamos- el alma. Al ser un concepto tan abstracto lo comparamos con cualquier cosa cotidiana, como… ¡una manzana! Con esto logramos la primera parte de nuestra metáfora: “El alma es como una manzana”.

De entrada ya suena megachingón; aunque no hemos dado la razón de porqué se parecen, ya tienes recorrido el 70% del camino para pasar a la historia como un gran pensador.

Ahora tenemos que buscar una característica de la manzana para terminar: Las manzanas son tiernas y dulces por dentro pero están recubiertas por una cáscara amarga que protege a la manzana del medio ambiente. Juntamos la premisa con la comparación, los metemos al horno a 250° por 30 minutos y listo… ¡Tenemos una máxima filosófica muy mamona!:


El alma es como una manzana; en el fondo es tierna y dulce pero se protege con una cáscara amarga de todo lo que la rodea”. ©Juan Pablo Robert
 

¡Inténtalo en casa!… ¡es seguro! Repasemos algunos ejemplos encontrados en Twitter, de gente mortal que ahora se encuentran en las páginas de “los pensadores de la humanidad” gracias a esta sencilla técnica:

“Este gobierno es como un bikini, nadie sabe cómo se sostiene pero todos quieren que se caiga”.

“La mente es como un paracaídas; sólo funciona cuando está abierta”.
“El PRI es como un iPhone; se maneja a puro dedazo”.

“El sexo es como el dominó; si no tienes una buena pareja más te vale tener una buena mano”.

“La religión es como el pene; está bien tener uno, está bien estar orgulloso de él, pero no está bien metérselo a la fuerza a los demás".

“Las religiones son como McDonald's; tienen sucursales en todos lados y son manejadas por algún payaso”.

“Los gobiernos son como los pañales; deben ser cambiados con frecuencia y a generalmente por la misma razón”.

“La vida es como una caja de chocolates; es cara, engorda y produce acné”.

“Twitter es como una droga; entras por curioso y terminas adicto”.
“Soy como la Sal de uvas Picot; quien me prueba, repite”.

“Los goles y los tweets son como la cátsup; a veces no salen por mucho que lo intentes, y luego vienen todos de golpe”.

“Tu primera vez es como John Travolta; sin Vaselina es sólo un recuerdo triste y penoso”.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo cabrón es que hasta el día de hoy tu siempre me habías sonado muy inteligente…

Ahora caigo…

Huatch dijo...

jajajajaja ahora si me diste en la madre jajaja