miércoles, noviembre 03, 2010

Es lo mismo pero no es igual

No hemos dejado atrás las festividades necrófilas del Día de Muertos y Halloween y las disqueras ya están agarrando el mood de Palacio de Hierro y Liverpool; desde Octubre ya traen una sola cosa en mente: La Navidad.

Así como las grandes producciones cinematográficas detienen sus lanzamientos a las fechas anteriores a los Premios de la Academia para no ser olvidadas en la estrafalaria fiesta donde entregan a un hombre desnudo dorado, la industria de la música siempre aguanta sus grandes apuestas a los últimos meses del año para salvarnos a más de uno. Con maña y saña utilizan estas fechas.

Comprar regalos de Navidad es de los dolores de …muelas… más insoportables. Pero Mixup y Tower Records nos han sacado a todos del apuro más de una vez. Pese a la nueva tendencia de comprar música en iTunes, el disco sigue siendo soberano rey en estas tierras y en especial cuando es música para regalar.

Un CD es el regalo más impersonal, sin embargo puede ser es el más personal de todos los regalos, porque cada disco tiene su personalidad y en ella radica el hecho de que le regales equis o ye álbum a cierta persona… How thoughtful!

Con esta vorágine de lanzamientos musicales, este año ha sido diferente a los demás… O bien, ¿debería decir que este año ha sido el más igual a todos los demás?

Diferente porque es la primera vez que veo este efecto tan marcado en las tiendas de discos, pero es tan igual porque cuando entro al lugar y veo los lanzamientos y la nueva música, me doy cuenta que es como un viaje en el DeLorean: Es la misma música que ya conocemos, con tintes de nueva.

En la repisa inicial veo los “lanzamientos” de las leyendas como Eric Clapton, Phil Collins, Rod Stewart y Carlos Santana. Todos tienen algo en común -además de ser leyendas-: Sus nuevos discos son un viaje a su pasado o a sus canciones favoritas. No hay una sola canción escrita por ellos y los tracklists son covers de canciones que han hecho historia en su época y lugar.

En la repisa de los más vendidos veo el soundtrack de Iron Man 2 que no es más que una recopilación de la mejor música de AC/DC, a su lado el disco de Double Fantasy de John Lennon así como un disco de sus grandes éxitos. También veo milochomil discos de la serie Glee la cual destaca por cantar canciones ya famosas en un intento broadwayseano-musical bastante soso.

Hasta la abominable Lady Gárgara tiene como hit un cover de una canción viejísima de Renato Carosone que fuese hecha famosa años atrás por otro cover con el nombre “We No Speak Americano”. A un lado hay dos columnas con la discografía de The Beatles remasterizada y los relanzamientos del sello discográfico de Apple con artistas como Badfinger y James Taylor.

Total que estamos escuchando a la misma burra revolcada. Los covers son una manera de mantener vigente música del pasado, pero la sobreexplotación de este recurso nos está dejando un legado actual de música mediocre que no hará historia.

No creo que se haya acabado la creatividad, creo que las disqueras encontraron una mina de oro donde no tienen que invertirle al talento, sólo tienen que invertirle a la imagen…. Putos.

Post-post (o séase la nota publicada después del post del blog): Los DVD se contagian con la misma ola rejuvenecedora al ver las películas de Back To The Future en BluRay.

Post-post-post: He de reconocer que soy melómano nostálgico y esta industria del cover me tiene agarrado de los………. pelos. Creo que tengo en mi repisa cada uno de los discos que acabo de mencionar.

No hay comentarios.: