jueves, octubre 07, 2010

¡Ayúdalos Philip Kotler!

Esta historia se desenvuelve en una ciudad del mundo de los cómics. En una cueva a las afueras de la ciudad se encuentra la guarida secreta de la Liga de la Justicia; nada más que ésta, se encuentra conformada por superhéroes que no usan calzoncillos encima de unas mallas de sexualidad dudosa.

La Liga de la Justicia está conformada por cuatro paladines que combaten, no el crimen organizado, sino el crimen que sufrimos a diario con los anuncios espectaculares en las calles. Ellos son: Mike Walsh, Lee Hunt, Kevin Roberts y Philip Kotler… Todos gritan “¡Safo!” cuando se rifa el lugar de Aquaman.

Estos cuatro –so called- gurús de la publicidad tienen un deber con la sociedad: Cuidarlos para no exponer sus ojos ante las atrocidades de los anunciantes.

Como en cualquier historieta quincenal, para que exista un héroe, debe existir su contraparte… el Yang del Ying.

En capítulos anteriores, nuestros cuatro héroes se enfrentaron al malvado Doctor Colgate con poderes muy similares al villano de hoy. El sanguinario superpoder del Doctor Colgate era la extensión de línea. Aquel capítulo era “3 veces al día… ¡después de cada comida!” pero esa… esa es otra historia.

Hoy, un nuevo maleante está haciendo de las suyas. Este acérrimo rival atormenta a las personas son sus pésimos mensajes publicitarios; su nombre es: Lala.

Siguiendo la tradición de las tiras cómicas, en este momento llega el momento de presentar al archienemigo por excelencia. Ha cobrado forma de anuncio-espectacular y está intimidando a cuanta persona lo voltea a ver:


“Y ahora… ¿quién podrá defenderme?” rezaban los pobres ciudadanos esperando la triunfal aparición del Chapulín Colorado.

Este esperpento de villano tiene como objetivo idiotizar a la ciudad para dominar el mercado de las leches. En su intento desesperado por conseguirlo antes de que acabe su año fiscal y logre lucir sus números de venta en anaquel con su ser supremo, esta campaña está volviendo loca a toda la ciudad, creando confusión y caos por doquier.

Son diecisiete… sí… ¡17 tipos de leche! Debido a la cantidad de Tetra Packs en una sola cartelera me es difícil encontrar las diferencias entre cada una, pero estoy casi segura que hay una que te debe quitar verrugas genitales y ayudar a crecer bello donde antes no había.

Esta exhaustiva extensión de línea es un llamado maligno de desesperación por dar a conocer toda su gama de… de leche. Su presentación amerita una voz sexy de esas que hacen los trailers de películas diciendo: “Una vaca… diecisiete tipos de leche”.

¿Cómo puede una vaca con cuatro ubres despachar tal variedad? No dudo que una de ellas sea leche bellotera… algo similar a lo que hacen con los puercos que acaban en tu plato español en forma de jamón.

La estrategia del malvado Señor Lala está logrando su objetivo, está confundiendo a todo aquel tomador de leche. Le dificulta la decisión de compra, lo hace dudar de sí mismo y de sus principios.

“¿Qué leche tomo? ¿cuál es la ideal para mí? ¿quién me ayuda a elegir?”… El billboard tiene la peculiaridad de abrir sus plumas como pavorreal, sólo para presumirse… pero en ningún momento te ayudan a definir cuál es la indicada para ti.

Como cualquier villano de tercera o cuarta temporada, la originalidad deja de ser una característica que lo resalte. Toma elementos de enemigos más viejos que él y los hace propios… ¡Tenemos una leche pidata! Así es como toman -sin pedir permiso ni decir “por favor”- el slogan del Lex Luthor de esta tira cómica: Telcel.

“Todo México es territorio Telcel” se convierte en “Todo México crece con Lala”.

Ya que entramos en temas de textos, por alguna razón me hacen pensar en la pomada fraudulenta para quitar hongos en los pies, donde aparece el Burro Van Rankin. Eso de decir: “Si tu leche no está aquí, no existe”, me suena muy familiar al “más eficaz no hay, no existe” de Silka Medic (quien merece un post para él solito).

Su malévola estrategia está funcionando. A la hora del duelo a muerte con el enemigo, cuando llegues a la parte en que menciona “choose your weapon”, te encontrarás indefenso… 17 opciones son abrumadoras y acabarás tomando jugo de naranja en el desayuno.

No nada más resulta imposible ver a distancia qué tipos de leche, sino que a una velocidad promedio de 20 kms/hr en la Ciudad de México –y eso que es muy lento- no te da tiempo de ver el menú que se asemeja más al que tienen las cajeras arriba de su cabeza en el McDonald’s de tu preferencia.

Entonces, ¿de qué sirve que te presuman 17 tipos de leche si no logras ver una sola? Me quedo con un mindfuck tamaño vaca grandota cuando me doy cuenta que alguien, en algún momento, pagó por imprimir dicha lona y está desembolsando una lanota mensualmente por ese espacio que lo único que transmite es… ¡nada! ¡Información inútil!

Tan lejos está el malvado Señor Lala de la campaña de “Got Milk?” con esos curiosos bigotitos de leche en la cara de celebridades gringas…

Eventualmente, como el cualquier cómic, el bien prevalecerá gracias a la Liga de la Justicia. Tanta maldad acabará por consumir internamente al maléfico personaje, quien se ahogará en su propio canibalismo por querer robarle mercado a la competencia.

Sus 17 tipos de leche no son razón suficiente para que la desprotegida población de Ciudad Láctea decida cambiar de marca, sobretodo porque nunca les explicaron el beneficio personal de cada una… Al final de cuentas: ¡Es simplemente leche!

Sus propias extensiones de línea querrán ganar un pedacito del mercado y lo harán a expensas de sus hermanos, robándose entre sí esas décimas porcentuales de venta, mientras la verdadera competencia sólo se hace a un lado para no salpicarse de la sangre del otro.

Nota al pie: Gracias a @MarianaPratz por el hashtag #Ayudalosphilipkotler 

3 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Oye man, la única parte que me preocupa es que te parezca sexy la voz del mono que anuncia películas.
I mean si te late eso pues esta chido pero me rompe el paradigma del tocayo que a pesar de ser zurdo no bateaba del otro lado.

Huatch dijo...

jajajaja que idiota....

Anónimo dijo...

Creo que leer tanto Kotler te ha podrido el cerebro... o por lo menos te lo ha dejado casi tan cuadrado como el de él. Es obvio que la estrategia que lleva adelante Lala es la de la diversificación: hay leches deslactosadas, extra calcio, leches para cada necesidad. El billboard en cuestión no pretende más que expresar superioridad, por eso no es imprescindible como piensas, sabihondamente que se tengan que ver todos los packs. Es evidente y seguramente Lala lo ve así que es mejor hablar de "grandeza" que de cada leche específica. Por otro lado, comparar el slogan de Telcel al de Lala es cuando menos, mal intencionado. Si fueran idénticos, pues no estaría mal: es la cuarta compañía láctea del mundo y creo que le podría quedar perfectamente ese tagline.