jueves, enero 07, 2010

Entre Monos y Roscas -sin albur-

No güey pártela tú…” - “Ni madres, siempre me sale el muñeco”… La eterna pelea jugando a la Papa-Caliente con el cuchillo cuando tienes enfrente a la Rosca de Reyes.

La competencia directa del Pan de Muerto hace de la tradición un pequeño escarmiento cada vez que te toca partirla y te sale el famoso muñequito que se parece más a Gasparín que al niño Jesús.

Cuando ves la rebanada del pan y se asoma una cabeza pelona y blanca -sin afán alburero- sabes que este muñeco andrógino de plástico con rebabas de pésima calidad significa una sola cosa: ¡Te toca poner los tamales! Eso sí, los ojetes de tus primos te dan un mes para que le ahorres y los compres ¡Qué considerados! (inserte sarcasmo aquí).

En realidad, si estamos hablando de Roscas, los únicos que se hacen “rosca” son los incumplidos que al llegar la Candelaria se hacen guajes y no traen ni el chocolate caliente. A veces siento que la Rosca de Reyes es como un huevo Kinder Sorpresa región 4. La diferencia es que no te gusta la sorpresa cuando te sale el juguetito.

¿Entonces para qué la tradición? Son sólo ganas de enjaretarle el desayuno a un pobre desafortunado que estuvo en la rosca incorrecta, en el momento incorrecto, con la rebanada equivocada.

En tiempos de crisis ¿quién va a tener la iniciativa de invitar una ronda de tamales a todos sus allegados? Tal vez por eso Panmex y Superama ahora meten 18 monos en la rosca; aunque aumentan la cantidad de enfados, dividen las cuentas de los tamales entre más personas.

El pálido y anémico muñeco con vitíligo no es lo único molesto de esta tradición. También existe la fruta… Si a esas cosas les podemos llamar “fruta”.

¿Porqué adornan la rosca tan folklóricamente con frutas deshidratadas cristalizadas y echadas a perder, le agregan higos y otros pedazos coloridos de frutas seminaturales que aun no logro descifrar?

Es inútil quitarlas, ya que sudan sus pigmentos artificiales hacia el pan y dejan rastros de su color, aroma y sabor. La rosca queda como una especia de Fruit Cake navideño tropicalizado que sólo el 5% de la población considera apetitoso.

El otro 95% de las personas creemos que sólo los pequeños pedazos con azúcar son los que valen la pena… eventualmente se hace un tiradero de pan duro cuando todo mundo le hace el feo a los pedazos con fruta disecada.

Me sorprende que esta tradición esté relacionada con el nacimiento de Jesús y la llegada de los “Santorreyes” -así dice mi abuela-, cuando es una tradición pagana dedicada al dios Saturno con la finalidad de celebrar los días más largos que empezaban tras el solsticio de invierno.

Sin importar raza y religión, aquí tengo una idea que haría a muchos felices y a otros tantos millonarios si la logran capitalizar:
¡Una Rosca de Reyes de pura azúcar y sin muñecos fantasmales!
Buen provecho.

5 comentarios:

Ma. Luisa dijo...

Te faltaron las nueces, pasas y ahora les ha dado por ponerle dentro del pan y la novedad el relleno de alguna "crema pastelera"

Javier Manzanera dijo...

Ah cabrón ¿ese mono es el niño jesús??? Mira nomás jaja qué cagado que pongan al niño jesús en pelotas y pelón. ¿Será una alusión al momento del santo parto cuando el niño sale del pan-ochón? (¿me pasé de blasfemo?)

Por otro lado, te tengo la buena noticia de que sí hay algunos lugares selectos donde puedes encontrar rosca de pura azúcar. Obvio se terminan en chinga, pero por ejemplo en Trico la puedes encontrar jaja.

Huatch dijo...

jajajajaj bieeeen fino Manza!!!

Mañana le lanzo a Trico (aunque ya van a estar viejos de 2 días). ¡Qué excelente noticia!

______________________________

Má;
Tienes razón, hoy conocí la Rosca con Queso Philadelphia en medio... que nacada es eso? jajaja

El Monstruo Come-Toblerones dijo...

"santorreyes" jajajaja priceless

Anónimo dijo...

Además... cabe destacar en el caso de la mayoría de las oficinas, escuelas, grupos de trabajo; nunca falta que lo saca la persona a quien más te gustaría regalarle tú los tamales y el (la) pbre individuo (a) está gastando la mitad de su quincena en tamales que el 80% de las oficinistas anoréxicas acaba tirando la mitad al basurero. Qué ganas de que al menos, el jefe caga varo sea el que se lo saque no? (sin albur jaja) That really grinds my gears! He dicho...
Sds, M.