viernes, enero 29, 2010

Después de ir al baño y antes de comer

“♫ Lávate las manos muy muy bien… Después de ir al baño y antes de comer ♫”… Así iba la cancioncita concientizadora que pasaban en Canal 5 cuando veía los Halcones Galácticos y los Thundercats. Lo que nunca dijeron en la mendiga melodía, es que hay ciertas excepciones a la regla.

Creo que su consejo es muy bueno y no pasa de moda cuando estamos en casa, pero el panorama se pinta diferente cuando vamos al baño en la oficina, la escuela, un restaurante, una gasolinera o cualquier servicio denominado como Baño Público.

Para empezar, tenemos que lidiar con entender qué sistema “innovador” está usando el lavamanos en cuestión. Cuando entré a la universidad –hace algunos años ya- estuve como imbécil enfrente del lavamanos esperando a que el ojo láser detectara el movimiento de mis manos para soltar el chorro de agua, hasta que un Armani-Hippie me mostró que había un botón cuasi-imposible de aplastar en el suelo, que al ser oprimido con el zapato dejaba caer el agua. Cabe mencionar que este sistema ineficiente se veía todavía más afectado para los amantes de los tenis de suela blanda como yo, que con el amortigüe de la goma, resultaba una odisea lograr presionar adecuadamente el dispositivo.

Hay un sistema ochentero que llegó para quedarse. Esos pitillos que salen del grifo que parecen ser el badajo de una campana (para los incultos, es el artefacto interno de la campana que retumba contra sus paredes para provocar el sonido). Se vuelve un verdadero reto tener que moverlo para que salga el agua y no te permiten enjuagar el jabón de forma cómoda. Con una mano lo empujas para obtener agua mientras con la otra intentas quitarte el jabón… Lo asombroso es que en algún momento alguien pensó que era una buena idea.

El ojo láser ha sido una solución a muchos problemas, la bronca parece ser que a los ojos láser de los grifos les está dando algo como cataratas o miopía. En este sistema es muy normal tener que pasear la mano enfrente del lector unas 50 veces antes de que capte el movimiento y suelte el agua. Una vez logrado, reacomodas tus manos para enjuagarlas y el agua… ¡Desaparece! Resulta una paradoja que para que salga agua, debes poner las manos donde no cae el chorro.

Otra modalidad nefasta son los botones ahorradores de agua. Una cosa es ser ecologista y no desperdiciar el agua, y otra que te pongan un botón que sólo permite el flujo del agua por 5 segundos. Todo enjabonado te ves en la asquerosa necesidad de picar el botón un sinfín de veces para ir eliminando poco a poco el jabón de tus manos. Se convierte en una tediosa tarea sin eficiencia aparente.

Esta modalidad tiene un hermano gemelo fallido. Un botón que no te da tiempo de contar “one mississippi, two mississippi, three mississippi” antes de que se corte el agua; es decir, saldrá agua sólo si es presionado. A menos de que seas un mutante con un tercer brazo o seas degeneradamente grande de atributos sexuales, vas a enfrentarte a la problemática de lavarte una mano a la vez. Con una pusheas el botón mientras haces esfuerzos sobrehumanos para lavar la mano derecha bajo el agua, y luego debes realizar la misma tarea con la mano izquierda...

¿Dónde quedaron las llaves originales como las que tenemos en casa? Nunca he visto que haya un tarado que las deje abiertas. Todo mundo las cierra al terminar la, ahora difícil, tarea de lavarse las manos. ¿Qué tienen de malo las llaves sencillas? Muy fácil: das la vuelta, sale el agua, te lavas las manos, cierras la llave. Las ganas de innovar y vender nuevas patentes han hecho que el lavabo público haya perdido todo sentido.
Cualquiera de las opciones anteriores se ven opacadas cuando utilizas el jabón líquido que tienes como única opción, con un olor tan peculiar que piensas para tus adentros que tus manos olían mejor a caca, que al jabón de dudosa procedencia.

...Y no parece ser suficiente. Porque al terminar esta lucha “lavabo VS humano”, te enfrentas al reto de secar las manos. Estoy de acuerdo que una toalla fija sería una asquerosidad, ¿pero tienen que poner papel reciclado tan delgado que sólo puedas usar uno por dedo? ¡Acabas gastando media docena de hojas de papel para poder sentir el resultado del secado de manos!

La otra opción son las máquinas con –otra vez- ojo láser. Estas eliminan la posibilidad de cualquier obsesión asquerosa que tengas, aunque tendrás que pasar los próximos 10 minutos de tu vida esperando a que el airecito seque tus manos.

La Región 4 de este aparato trae un botón que debes oprimir para tener el soplido del lobo feroz en tus manos. Este botón por demás oxidado, escurrido y sucio es la única oportunidad que tienes antes de tomar la decisión de secar tus manos en los costados de tu pantalón.

A todo este charade debemos sumarle la presencia del deprimente ser que habita en el baño. Esto sucede principalmente en los restaurantes fufurufos. Un monito vestido de pingüino reside en un banquito en el baño y su trabajo consiste en hacerte sentir vigilado cual Big Brother y atosigarte abriéndote el agua o pasándote las molestas hojas de papel reciclado. Tal vez a los restauranteros se les ocurrió este blogpost antes que a mí y notaron todas las molestias que ocasiona lavarse las manos en sus baños, de otra forma no entiendo porqué le pagan a un güey para estar metido en esa cámara de gases, en uno de los trabajos menos afortunados que pueden existir.

Aún así no se justifica que lo tengan ahí parado intimidándote con su servicio… No te dejan ser, no te dejan vivir en paz. ¿Qué tal que te quieres exprimir un barrito, sacarte un moco o ver si tienes perejil en el diente? Su presencia abrumadora no te permite explayarte enfrente del espejo para hacer todas esas prácticas heterodoxas que haces cuando vas al baño para que, precisamente ¡nadie te vea!

El agobio tiene una última etapa. Después de haber sufrido la fastidiosa salida del agua, el asqueroso jabón y el ineficiente secado de manos, te topas con una puerta. Una puerta de la cual estás conciente que cientos de personas han abierto ese mismo día sin haberse sometido a la tortura del lavado de manos. Sabes que esa manija –la única forma de jalar la puerta- ha sido tocada por las mismas manos que muchas personas utilizaron pa’ quitarse la caca del culo… ¡Oh Dios!

Tienes de 2 sopas: esperar a que un buen samaritano abra la puerta y te cueles antes de que se cierre… O volver a ensuciar tus manos a la salida lo cual, si eres suficientemente obsesivo-compulsivo, te hará regresar a lavarte las manos y al finalizar regresar a abrir la puerta, ensuciando tus manos, razón por la cual regresarás a lavarte las manos… Y como la canciones de los elefantitos en la tela de una araña, hasta el infinito...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Malditos lavamanos de la ibero, lo divertido era cachar a los de nuevo ingreso buscando la llave hasta atras del espejo jeje
Buenazo tu blog man

Anónimo dijo...

Extremely funny video with a social message. Ghuggi must get a national award for his efforts.

[url=http://www.mydesizone.com/video/zy5-ryJTvZA/Ghuggi-de-barati-Gurpreet-Ghuggi.html]Ghuggi de barati - Gurpreet Ghuggi[/url]

sochilinda dijo...

wow...me mataste de la risa...porque todo lo que dices es lo que siempre he pensado, especialmente la cosa de la puerta a la hora de salir. yo lo que hago es que agarro papel y con el papel abro la puerta y con un pie detengo la puerta mientras me estiro para aventar el papelito al basurero mas cercano del baño, jajajaj. soy toda una atleta. saludos.

Anónimo dijo...

cool guys! after the latest self-governing [url=http://www.casinolasvegass.com]casino[/url] games like roulette and slots !about out like a sunny the all new loosen [url=http://www.casinolasvegass.com]online casino[/url] games at the all behindhand www.casinolasvegass.com, the most trusted [url=http://www.casinolasvegass.com]online casinos[/url] on the net! dig our [url=http://www.casinolasvegass.com/download.html]free casino software download[/url] and bring available the bacon money.
you can also brake other [url=http://sites.google.com/site/onlinecasinogames2010/]online casinos bonus[/url] . check out this new [url=http://www.place-a-bet.net/]online casino[/url].

Anónimo dijo...

Online world and international news, british online service.

Anónimo dijo...

Playing bingo needs more than luck or skills and techniques, contrary to what most believe. Bingo, just like any game of chance, comes with rules and regulations that players should observe. Being a player comes with responsibilities and etiquette.

Winning the Game

The moment you figured out you won, you must immediately yell BINGO, and it should be loud enough for the floor walker to hear. The pot money shall be given to the winner once their winning card is confirmed. Well, in winning or once you know you just won, the most important thing is that you shout the winning word BEFORE the time elapses. If the game proceeds and the next number is mentioned and you failed to shout "Bingo", your winning card is disqualified. Therefore, this is the rule you must know.

There may be cases when there are two winners, and in this case the pot money shall be divided equally among the winners. Supposing there are two winning cards, the two winners will share half the prize money.

Bingo Game Rules

Bingo rules are basically the same no matter in which Online Bingo hall you play. But still it's good if you know these rules by heart. If it is your first try, then ask for handouts and inquire from pros regarding the game rules. Nonetheless, the ideal thing to do if you have questions is to ask the floor walker and not the person seated beside you. You should clarify things and doubts before the game starts because asking too many questions as the game proceeds could well distract you. This guideline also applies to those who are newcomers at casinos, those who play roulette for the first time.

Bingo halls demand an age limit of 18 years old. If you are below this age, you are prohibited to play. Some bingo houses ban alcohol inside, so players aren't supposed to take liquor nor drink it inside the venue. Smoking may also be restricted inside the venue, as there are designated smoking sections.

Take note that some Bingo houses don't allow food but some do, so it basically depends on the venue. Policies vary among different venues. For instance, some bingo halls allow reservation of cards, while others don't allow it. Some allow people to leave the venue in the middle of the game, others forbid it. But there are general policies observed in all bingo houses, such as disqualification of tampered bingo cards. There is no way you can get away with a tampered card because the walkers are adept at identifying authentic cards from tampered ones. You could be banned from a bingo establishment if proven liable of tampering a card. Hence, you should play honestly.

Interestingly, some venues offer special bingo games for kids although some halls don't allow players to have companions while playing. Suppose you bring kids with you, don't let them run around the venue and bother other gamers. They should behave well whilst you play and the game proceeds. Play quietly and don't recite the numbers you desperately want to come off because you'll be much of a disturbance if you do. Decorous playing is expectant of all players, even those who play roulette at casinos. Also, having a valid identification is important because you don't know you might win and need to present credentials.

More Online Bingo Info at Bingo Snooper Visit Now http://www.bingosnooper.com