jueves, octubre 29, 2009

¡Habla bien mijito!

¡Y el burro hablando de orejas!...
Si este blog destaca por algo, es por el uso de expresiones coloquiales que están lejos de ser adecuadas. La Real Academia Española debe tener mi fotografía en su lista de “Los 10 más buscados”… Aún así, tengo la desfachatez de burlarme de las expresiones erróneas cada vez que puedo.

Chespirito lo hacía a propósito, en una forma de sátira a nuestra forma de hablar; la bronca surgió cuando el Chavo del 8 se convirtió en el programa más visto en la televisión, en un país donde la tele educa y la escuela sirve sólo de guardería.

Gracias a las maravillosas aportaciones involuntarias de todas las personas que nos rodean y al incisivo ojo de algunos allegados, me enorgullezco en presentar el reflejo de la Real Epidemia de la Lengua; un conjunto de frases coloquiales que todos utilizamos sin detenernos a pensar en la pendejada que acabamos de decir.

No entraré en los pleonasmos más comunes y famosos como “salir afuera”, "orillarse a la orilla" o “subir arriba”, porque ya están pasados de moda:

1. “Yo personalmente creo…”
¡Arrancamos con una de las más fuertes! 3 redundancias en 3 palabras... ¡¡Aplausos!! Si algo es personal, queda claro que se refiere a la primera persona (yo), y si “creo” en algo, queda claro que es una referencia a algo “personal”. Es muy similar a “A mí, en lo personal me parece que…”

2. “Casi la mayoría”
Este ejemplo tiene bases matemáticas que de muestran que al decir esta frase, estamos hablando de exactamente la mitad de algo, me explico:

La mayoría” se refiere a un conjunto de cosas que significan el 50% de la totalidad + .00000001 como mínimo. Con esto hablamos de que no es la mitad, sino más de la mitad, ergo “la mayoría”.

Casi” denota un alcance mínimamente inferior al total de algo; algo que está a punto de ser, pero que todavía no llega a serlo.

Entonces: “Casi la mayoría” es casi el 50.000000001%, por lo que nos arroja como resultado el 50% de una totalidad... Exactamente ¡¡La mitad!!

3. “No hay nadie”
Probablemente una de las frases más utilizadas por nuestra cultura. Al decir que “no hay nadie” estamos implicando que “hay alguien” aunque su uso signifique precisamente lo contrario. Es aún peor cuando hablas a una casa y preguntas por una persona, a lo que recibes la respuesta “no hay nadie”… Seguro esa persona tiene la más baja autoestima del mundo para considerarse “nadie” o he hablado con seres fantasmales sin haberme dado cuenta…

Sobre esta frase, existe el mito de un origen que nos podría dejar más tranquilos: “Nadie” además de significar la ausencia de alguien, es una derivación en español de “nadi”, que tiene origen en el latín “nati” (nacidos, nacimiento). Etimológicamente la frase “no hay nadie” estaría diciendo que “no hay nacidos en tal lugar” lo cual tiene mayor sentido una vez que entendemos esto, pero no sabemos a ciencia ciertas si de aquí surgió la frase.

4. “Pero aún así…”
Pero” y “aún así” significan lo mismo… Pero aún así, la gente lo sigue utilizando con regularidad. Lo mismo sucede con “pero a pesar de ello…”

5. “Gentes”
¡Otra de las favoritas de las gentes! En especial de las generaciones de la post-guerra por alguna extraña razón. “Gente” nos da a entender que nos referimos a un grupo de personas; por lo tanto al decir “gentes” ¿nos estamos refiriendo a varios grupos de personas?

6. “Lo que pasa es de que…”
No hay siquiera un razonamiento atrás de esta barbarie. “es de que”… ¿Qué chingaos significa eso?

7. “Pero sin embargo”
Como que parece que el que lo dice, quiere justificar algo injustificable ¿no? Esta frase tiene límites inimaginables ya que luego le agregan la palabra “mas” para formar la magnificente frase “pero mas sin embargo”… Una variante de esta frase es “mas aparte” donde ambas palabras significan lo mismo. Su esplendor se muestra en “pero mas sin en cambio”. ¿Alguien sabe a quién se le ocurrió que “embargo” y “cambio” significaban lo mismo?

8. “¿Sabes?.... ¿Me entiendes?”
Muchas personas cierran sus oraciones con alguna de estas 2 preguntas. Yo les digo a esas personas: ¿Me creen idiota? ¿A caso tengo cara de imbécil o de que no hablo español? ¿Por qué me preguntan si entiendo o si sé? ¿No será que más bien no se saben explicar? Lo correcto sería que utilizaran “¿Me explico?”

9. “El día de hoy / el día viernes”
Si hablamos de “hoy” o del “viernes” claramente estamos hablando de un día. Entonces sobraría decir “el día”. Tendríamos que decir “hoy…” o “el viernes”…

10. “La primera vez que se conocieron”
¿Cómo huevos pueden decir esto? Sólo puedes conocer a una persona una sola vez. La única excepción que te permitiría decir “la segunda vez que se conocieron” es si ambos tuvieran Alzheimer.

11. “Se lo robó un ladrón”
¿Quién más se puede robar algo y no ser ladrón? No digan políticos porque es sinónimo…

12. “Más que nada”
¿Más que nada? Regresamos a las matemáticas: nada = cero, por lo tanto, “más que nada” no suma a una ecuación 0+0=0. Así que no aporta concepto alguno a la frase.

13. “Nuevo y mejorado”
La publicidad se encarga de decirnos esta sandez cada que existe la oportunidad. Si algo es “nuevo” es primero en su especie, mientras que algo “mejorado” es una versión actualizada de un modelo anterior. Por lo tanto no puede existir algo nuevo que haya sido mejorado.

14. “Te lo dije a ti”
¿Imagínate que dijeras “te lo dije a Juan” o “se lo dije a ti”? ¡Qué ganas tenemos de usar más palabras de las necesarias!

15. “Colaboraremos juntos”
¿Cómo colaboras solo?

16. “Lo que es”
Generalmente utilizado por alguien que no tiene las balls de decir las cosas como son. Se utiliza para disfrazar la esencia de algo, sobretodo en alguna compra-venta. “Tenemos lo que es la lasagna con verduras”, “Lo que es el paquete incluye todo lo mencionado” ¿No sería más fácil decir: “Tenemos lasagna con verduras” y “El paquete incluye todo lo mencionado”? Resulta peor cuando se utiliza en gerundio: “Lo que viene siendo…”

17. “Te vuelvo a repetir”
¿Cómo? Si me vas a repetir algo es porque ya lo dijiste anteriormente. “Volver” es reincidir en algo, al igual que “repetir”.

18. “Guarda silencio”
Muy utilizada en misa, en juntas o en cualquier lugar donde no es adecuado levantar la voz. “Guardar” nos invita a contener algo, lo contrario sería “abandonar” o “entregar”. El silencio es por sí mismo algo contenido o guardado, no puedes “abandonar el silencio” porque deja de serlo. No puedes gritar el silencio, es obvio que tienes que guardarlo para que no pierda su esencia.

19. “Ambos dos”
No hace alta explicación…

20. “Lo vi con mis propios ojos”
A menos de que seas alguien con ojos quita-pon, o hayas tenido trasplante de corneas, sonarías como un imbécil al decir esta frase.

21. “O sea ¿no?”
Una frase muy fresa pero utilizada hasta por el forever más forever. ¿Qué demonios significa? ¿Qué aporta a la oración? “O sea” funciona como punto de partida para re-explicar algo, es ver lo mismo desde otro enfoque, ¿pero seguido de “no”? ¿Estamos queriendo decir que nuestra oración anterior es igual a una negación? No’más no entiendo…

22. “Como dice el dicho”
Los dichos no hablan, lo dichos no pueden decir algo; “dicho” es el participio del verbo “decir”. Esta frase es tan estúpida como decir “como ladra el ladrido”. La forma adecuada es “como reza el dicho” .

23. “Cierra la boca cuando comes”
¡Madres! Sí… son ellas las que nos repetían constantemente estas palabras de chiquitos. Nunca me quedó claro cómo puedes comer con la boca cerrada ¿Por dónde te metes la comida entonces? Creo que querían decir “cierra la boca cuando masticas” porque de otra forma, nuestra alimentación se hubiera convertido en una tortura penada por la ley, al meter verduras por otro lado ¿no?

24. “Medio ambiente”
No hay duda que no importa cuán errónea este una frase, si se pone de moda deja de sonar mal. “Medio ambiente” es un pleonasmo, ya que “medio” y “ambiente” significan lo mismo en cuestiones ecológicas.

25. “Son dos especies diferentes”
Se lo escuché a un dueño de perros y me quedé pensando: ¿Si son dos especies a huevo tienen que ser diferentes, no?

26. “Testigo presencial”
El brazo de la ley se encarga de utilizar frases trilladas como “Oríllese a la orilla” y ésta. Sólo en México usamos la frase “testigo presencial”, al ser el único lugar donde alguien puede atestiguar los hechos pero no está en la escena del crímen...

27. “Con el puño cerrado”
¡Ha cabrón! ¿Alguna vez alguien ha visto un puño abierto?

28. “… y así”
Los españoles dicen “… y tal”, pero aquí en Mexicalpan de las Garnachas decimos “…y así”. ¿Por qué cerramos las frases con esa muletilla? Son ganas de aportarle una nueva idea a un concepto sin aportarle la más mínima idea.

29. “El cadáver del difunto”
El cadáver del vivo lo conocemos como cuerpo.

La realidad es que ninguno de nosotros nos salvamos de decir una de estas, o cualquier otra sandez.. La prostitución de nuestro idioma termina ultimadamente en el diccionario cuando la Real Academia Española aplica la frase célebre: "Si no puedes con ellos, úneteles".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

despues de leer las "frases" celebres, me di cuenta que como bien dices nadie se salva de decir alguna de ellas pero mas sin embargo yo estoy haciendo un esfuerzo por erradicar ese tipo de frases de mi vocabulario y asi
XOXO
Atte El Monstruo come Toblerone

J. Lüver dijo...

Buenísimo sin duda, al leer el título en twitter creí que serían otras, pero sin duda me dejaste sorprendido!

Genial, me encanto.

Anónimo dijo...

Resulta impresionante que no sepamos hablar bien nuestro propio idioma. Me dio gusto poder ayudar con sugerencias.
Bien hecho, luego editamos algunos errores del blog! jaja
Besos,
Moni