lunes, enero 26, 2009

Marcas Pinocho

Me mentiste y te dejé… Y así fue como dejé de comprar Paleta Payaso. ¿Por qué nos mienten de esa forma? Compraba mi Paleta Payaso esperando morderla y de pronto estar pintado como Cepillín y cagado de risa. El acabose vino cuando la dichosa paleta de malvavisco se anunció con una increíble promoción: Unos helicópteros de colores increíbles que, jalando un cordel volarían a cientos de metros sobre el aire, llegando a las nubes.

No podía esperar un solo día más sin mi helicóptero, quería coleccionar todos los modelos, así que acudí a la tiendita más cercana para comenzar a vivir la experiencia… Sin mucha sorpresa en el desenlace de esta historia: Jamás me convertí en payaso al morder la paleta y los helicópteros ni eran de colores increíbles (eran de una sola pieza de plástico con rebaba) y no volaban ni a 30 centímetros de su área de lanzamiento.

Me remonté a esta experiencia en un momento de meditación profunda el día de ayer, mientras estaba en el baño despidiéndome de lo que un día antes, fue una gran carne asada; uno de esos momentos de ocio sanitario en que no tienes a la mano el Selecciones de Reader’s Digest -siempre pensé que ‘Reader’s Digest’ hacía una alusión muy honesta a la compañía que le daba la publicación a ‘La Digestión del Lector’ cada vez que iba al baño-.

A falta de tan fina revista mensual -justo la cantidad exacta para las sentadas de 30 días-, comencé a hurgar por los artilugios de mis alrededores, cuando me topé con un producto muy curioso: Shampoo St. Ives Pepino y Melón… No sé si me dio más hambre que curiosidad al escuchar tan suculento coctel de frutas.

Carcomido por el ocio y la aburrición de estar sentado en una taza, comencé a leer la etiqueta trasera de tan botánico shampoo. Esta vez, más que recibir una oleada de emoción como cuando vi aquellos helicópteros de Paleta Payaso, sentí incredulidad y cierto desagrado por la sarta de jaladas que leía línea tras línea: Extracto de pepino, melón y jojoba -sólo ellos saben que es jojoba, pero suena a lo que tiene el güey de Notre Dame en la espalda-, ingredientes orgánicos y agua pura de los glaciares de los Alpes Suizos… ¡Mamma mía!

Se me hizo una jalada, pero mi sorpresa fue mayor cuando leí al final de la botella las palabras “Fabricado en México”. Los caminos de la mente son muy extraños; lo primero que pensé fue: ¿Cómo se traen el agua de los glaciares de los Alpes Suizos a México? ¿Los ingredientes orgánicos de la Confederación Helvética no se les echan a perder en el transporte? Lo orgánico no puede tener conservadores ¿o sí?

Además ¿Qué beneficio puede tener que un shampoo tenga agua de los Alpes Suizos, si cuando te bañas se mezcla con litros de agua sacada de las tuberías de la Ciudad de México? ¿No sería mejor que usen agua nacional, dejen de pagar el arancel y vendan más barato su producto? O si son un poco inteligentes ¿No les conviene seguir vendiéndolo al mismo precio pero con un mayor margen de utilidad?

¿Por qué nos mienten así? Inmediatamente recordé diferentes casos de productos Pinochos: Domino’s Pizza con su legal en la pantalla que dice “La pizza es fuente de energía”. ¿Qué creen que la gente va a comprar pizza por su contenido saludable? Ariel diciendo que ahora hace más espuma, cuando la cantidad de espuma no se relaciona directamente con la limpieza que genera el producto… Los m&m’s se jactan de derretirse en tu boca y no en tu mano… ¡¡BULLSHIT!!

Recuerdo muy bien un día cualquiera por la tarde en mis años de pubertad, cuando al mover la pecera de mis tortugas tiré toda el agua cochina sobre la alfombra. Sólo pude pensar en una cosa: “Necesito algo que sea como una aspiradora de agua, que succione todo el líquido y deje la alfombra como si nada”… Corrí al baño y encontré un paquete de Kotex, ¿Qué puede absorber el agua mejor que Kotex si en cada anuncio quitan litros de agua azul de distintas superficies? Acabé usando un trapo de cocina y desperdiciando una caja entera de Kotex… Una cosa es que usen analogías como “Zucaritas hará un Tigrrre de ti”, pero otra muy diferente es verte la cara de pendejo.

Las marcas y los productos son como relaciones amorosas, por algo Kevin Roberts implementó al diccionario de la mercadotecnia y publicidad la palabra ‘Lovemarks’… Y como en una relación de pareja, la confianza es un pilar fundamental en el diario convivir… Si se rompe ese vínculo de confianza sucede lo mismo que pasa cuando el esposo llega con lipstick en la camisa a las 2 de la mañana: La esposa lo mirará con desprecio y dirá “Me voy a casa de mi madre… me llevo a los niños y al perico”. Sayonara consumidor… ¡Marcas Pinocho!

4 comentarios:

Lars Zethco dijo...

Incrédulo... No obstante hubieras demandado, legalemnte existe una figura conocida como "exageración", la cual es correctamente permitida, sobre todo cuando se trata de un "dolo bueno", o en otras palabras, cuando se trata de algo tan estupido que se la gente no lo creería y si lo cree, se justifica por tratarse de una exageración o en inglés "puffering".

chavito... como decimos en México.. "te chamaquearon"..

Ok... me parece que pudiste omitir tu orgasmo al cagar jajajaja

más hambre? dude estbas cagando.. cómo puedes pensar en comer otra vez...

jojoba. f. Arbusto mexicano del cual se extrae un aceite usado en cosmética.Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Lo orgánico si puede tener conservadores... cómo te comes las frutitas enlatadas? o las zanahorias esas chiquitas que vienen pauqetitos? no son orgánicos?
Por lo del agua de los Alpes, quizá ahí si tendrías una buena demanda, porque no es un "puffering" eso sí se podría considerar como publicidad engañosa...

Tu caso de Dominoes, también podría pegar como demanda por publiucidad engañosa...
Ariel, si bien es cierto que la espuma no está directamente relacionada con la limpieza, no te están engañando! En verdad hace más espuma... si dijeran que por hacer más espuma lava más o mejor, quizá sí habría una buena demanda, mientras no. Además, cuando Ariel años antes anunció su nueva fórmula, ésta no hacía tanta espuma y sí lavaba mucho mejor. La respuesta de las amas de casa mexicanas fue que dejaron de comprar el producto porque en su mente desinformada si existe esa corelación de espuma y limpieza...
M&Ms.. tampoco hay lugar para demanda... no crees que en gringolandia ya los hubieran plus ultra demandado??? Otro caso de puffering... debido al coloquialmente conocido "garapiñado".

JAJAJAJAJA otra vez te chamaquearon... dude, cómo crees que le va a salir 40 litros de agua por la cobacha a una vieja??? eso se llama hemorragia y ni Kotex ni un corcho te la quita...
Ahora, generalmenete esos anuncios están cubiertos con pruebas documentadas de que por lo menos la cantidad de agua usada en el anuncia si la absorve...

P.D. que ironía que tu siendo de merca, especialista en engañar gentecon anuncios, hayas sido presa del engaño JAJAJAJAJAJa

Juan Pablo a.k.a. "Huatch" dijo...

Te inspiraste cabrón!

Javier Animantis dijo...

Uff, leer el shampoo es una de mis actividades favoritas a la hora de desalojar al inquilino.

Comentando sobre el comentario de Lars Zetcho, puedo decir que, aunque a mí también me parece desagradable, sí tiene algo de lógica tener antojo mientras "descomes"; es como el ciclo de la vida. En el momento en que algo sale, llega el impulso de que algo ocupe su lugar para mantener el balance, como ese momento inolvidable en que Indiana Jones reemplaza el ídolo para evitar una catástrofe.

Johnnie Ego dijo...

Me considero en gran parte ignorante... el otro día, atrapado en un oscio MUY similar al tuyo me topé con una botellita de jabón para manos de St. Ive's que decía "Colágeno y Elastina"... no indagué más pero supongo que si te lavas las manos con eso te vuelves Reid Richards. Pero en verdad que pensé en lo mismo de las marcas Pinocho.