sábado, agosto 09, 2008

¡'Ira amá!... ¡'Toy en la tele!

La televisión: Generadora de amores y rencores... Creadora y destructora de sueños... Realidad y fantasía... Caja idiotizante que concreta la famosa frase "No puedes vivir con ella, pero no puedes vivir sin ella".

Primer ser inerte en convertirse en un miembro más de la familia; tan importante es este armatoste que cada 21 de noviembre celebra su onomástico, cual día de las madres: El Día Mundial de la Televisión.

La televisión es el opio de todos los pueblos” diría Marx si viviera en este siglo. Diariamente pasamos horas frente a la tele, nos apartamos de la realidad al meternos de lleno en la historia de la pobre María Mercedes, o gritando como neandertales ante un partido de fútbol.

Tal es su impacto, que el ahora “amo y señor de nuestros sentidos” define nuestros gustos, nuestras modas, nuestro humor y alarmantemente, nuestra historia. De forma caprichosa, la televisión inventa divas y estrellas de cine, elige presidentes y lleva al éxito a más de una marca… En pocas palabras, es sinónimo de PODER. Tal vez sea esta última palabra la que provoca en cada uno de nosotros la ilusión de aparecer en tan simpático artilugio.

Como si fuera el famoso virus del VIH, que bien de moda está, la televisión tiene la misma capacidad de mutación, pero no por culpa de aberraciones y liberaciones sexuales, sino por la gran ventana que abre la tecnología para su reproducción absoluta e instantánea: Televisión análoga, televisión digital… por cable, satélite o antena… gratis o por renta… con un tubo de rayos catódicos, de plasma o LCD… por teléfono o por Internet…

Y en el sexto día, crea YouTube…” pareciera un texto sacado del Génesis del libro sagrado de este semidiós. Desde su nombre, que hace referencia a los tubos catódicos (U-Tube) de la televisión, y hace un juego de palabras donde “Tu haces la televisión” (You Tube); este sitio de Internet, nombrado el invento del año en el 2006 por la revista Time, se ha convertido en la realización del sueño e ilusión de millones de personas alrededor del mundo, donde tienes la capacidad de ser famoso con un solo click.

Todos conocimos a Edgar (el cual podría tener su propio post en este blog), y recientemente hemos conocido a otras celebridades como el “Dios Eolo”, y a Juan Pablo “Tengo Miedo” Carrasco. You Tube permite que cualquier persona se convierta en el objetivo de parodias y de chistes, pero también una oportunidad para firmar contratos millonarios en comerciales y generar miles de pesos en merchandising con playeras, gorras, banderines y estampas para la defensa del coche.

Las puertas se abren en esta reencarnación de la televisión, donde todos podemos llegar a ser famosos, o reproducir los momentos en que lo hemos sido:



Por desgracia no me llevé el codiciado “Superpaquete” pero de perdida me fui con un Sega, la oportunidad de haber conocido a Paco Stanley y un beso de Gaby Ruffo.

En mi debut haciendo comerciales, tuve mi despedida de las sopas instantáneas. Yo creo que después de haber tomado tanta sopa cajún ese día, fue que generé mi aberración Mafaldesca a este platillo… “¡Pruébalas!”:



…8 horas de clases exhaustivas de batería para salir no más de 2 segundos luciéndome en los tambores:



You Tube: esta es la tierra prometida donde podemos plasmar nuestra creatividad y dotes fílmicos en intentos de bajo presupuesto como productores…







… donde podemos plasmar nuestros tiempos de ocio…



… y el lugar ideal para debutar en un musical de Broadway:



Ahora sí, ha llegado el momento en que cualquier persona puede pararse enfrente de una cámara y gritar a los cuatro vientos: “¡'Ira amá!... ¡'Toy en la tele!”.

4 comentarios:

Javier Manzanera dijo...

JajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajaAJJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!

Codeándote con el mismísimo difunto Paco Stanley.

No sabía que eras niño comercialero jajajaja. Está buenísimo.

Juan Manzanera dijo...

Lo peor del Yutuv es que no puedes evitar estar en él.

Gossip Boy dijo...

La televisión es mi mamá y Youtube es mi papá y poco a poco Facebook también se va convirtiendo en parte de la familia, tal vez el hermano renegado o el perro salchicha; el caso es que yo no sabría qué sería de mi vida si alguno de ellos no estuviera presente. La tele me educa desde que tengo dos años y fácil la veo 4 horas al día y Youtube comenzó a educarme hace como un año y ahora hasta trabajo en él así que me da comida y tambuién fácil paso dos horas al día en él; así que yo que sé, pero sí me considero un niño de la generación posmoderna donde la mama es el video y la andadera el Internet. God bless America...or something!

Pepe dijo...

Jajaja, no había visto el de la sopa pero me acuerdo del de la batería (nuca supe cuál eras). Y he de admitir que los uniformes de deportes del simón eran la neta eh! Qué tal ése distinguido color azul chiclamino con shores "forever-young" (lo bno sq sólo lo tuve q usar en primero de primaria), y qué decir de los pants que lo acompañaban, hechos con una tela sintética diseñada para que se les pegara cuanta hojita hubiera tirada en los patios de la escuela